Sin categoría

LA HISTORIA DE RINO

“RESPETO”

Todos cuentan que una vez nació un rinoceronte muy pequeño con un solo cuerno y un ojo triste. Todos se reían de él por su aspecto y creían que nunca sería como el resto. Sus amigos lo llamaban Rino. Poco a poco fue creciendo y desarrollando habilidades extraordinarias. Su cuerpo se hizo fuerte, era capaz de olfatear cualquier aroma, su oído se había agudizado de tal forma que siempre se anticipaba a sus compañeros y aunque solo podía ver por un ojo, tenía una velocidad increíble para embestir todo lo que se movía. Cuando se ponía a jugar con sus amigos era muy impaciente. A menudo recordaba lo mal que se había sentido en su infancia cuando se reían de él y trataban de avergonzarlo. Esto lo apenaba bastante y se irritaba de mala manera hasta el punto de que terminaba embistiendo a sus compañeros para ganarse respeto.

Con el tiempo empezaron a tenerle miedo, cuando lo veían se apartaban de su camino para evitarlo y nadie quería jugar con él porque terminaba haciéndoles daño. Buscando su respeto, Rino se había convertido en un animal agresivo y violento, alardeaba de su fuerza y de sus increíbles cualidades. Lucía su asombroso cuerno y pensaba que había encontrado el respeto… hasta que un día se dio cuenta de que cada vez se encontraba más solo y que nadie jugaba ya con él. Esto le hizo razonar y pensó: “Tengo que encontrar una solución, mis amigos me respetan por temor y no por mis logros o cualidades”.

Rino entendió que el respeto no se halla en la fuerza o en la superioridad, sino que se gana de otra forma. “Siendo sincero con uno mismo y con los demás”.

  • El respeto se halla en cada cosa que hacemos y la manera de hacerlo determina los resultados.

Este valor, tan presente en nuestra filosofía, es un pilar fundamental en la estructura en FINALBUDO; del guerrero, de la persona, de uno mismo. Qué somos, qué es el camino, cuáles son las enseñanzas del maestro o el aprendizaje con el compañero, son preguntas que no tienen respuesta sin RESPETO.

“Sin sentimiento de respeto, no hay forma de distinguir los hombres de las bestias”. Confucio nos deja claro que sin este principio tan elemental en la Humanidad, tan solo somos animales que actuamos por instinto; incivilizados. La Educación, la cortesía, la comprensión, o ponerse en la piel del prójimo son ramificaciones de este árbol, de este concepto.

El respeto hacia nuestro maestro, hacia nuestros compañeros, a nuestra sede, a nuestra familia, a nuestros mayores, a nosotros mismos; se pone de manifiesto cuando ponemos toda nuestra disposición a hacer lo correcto y mantener en el más estricto  equilibrio todo lo que nos rodea y nos define.

  • “Ninguna religión o filosofía que no se base en el respeto por la vida no es una religión o una filosofía verdadera (Albert Schweitzer, premio Nobel de la Paz en 1952)”. 

Hónrate a ti mismo, a los tuyos, a tu entorno y a FINALBUDO haciendo notable el RESPETO.


Todos los beneficios de este libro, “se puede adquirir en FINALBUDO MURCIA Sede central”, se destinan a la organización de ASTRAPACE MURCIA (Asociación para el Tratamiento de Personas con Parálisis Cerebral y Patologías Afines) es una Asociación fundada por padres y madres en el año 1980. Esta Asociación, declarada de Utilidad Pública, atiende a Personas con Parálisis Cerebral y Alteraciones Afines, con fines de asistencia Social, tratamientos Terapéuticos, educativos y laborales. http://www.astrapace.com/